¡Más Allá del Ébola!

Más Allá del Ébola: "Un enemigo invisible"

“Es el nuevo ‘jinete del Apocalipsis’, su nombre: Ébola. Su procedencia: desconocida. Los pueblos muertos se extienden por África casi cada día, el virus ha sembrado de muerte y silencio cada una de las aldeas. Dentro de las viejas casas tapiadas como jaulas de piedra aparecen los cuerpos de aquellos que fueron emparedados en vida como los nuevos malditos del S.XXI” En África lo identifican con una especie de vampiro, o espirito maligno que posé el cuerpo de aquellos que padecen esta enfermedad.

En un principio, realmente se creía que estaban poseídos por las convulsiones que tienen debido a la fiebre y por esos vómitos sanguinolentos. También decían que eran los espíritus malignos que llevaban los blancos, el hombre blanco y su maldad eran los que en muchas ocasiones hacían que muchos monos y muchos chimpancés estuvieran en la selva con la enfermedad y ellos cuando se los comían se contagiaban de esa enfermedad.

Además, los hombres que se contagiaban de Ébola se podían convertir en monos, en chimpancés en orangutanes e incluso, en murciélagos. Y en la actualidad, parece que este último brote nace de un chamán, así lo ha asegurado la revista ‘Science’. Al parecer, un chamán había estado intentando curar a un niño de 2 años que padecía Ébola y no se sabía.

El chamán hizo varios rituales con a través de la sangre y se produjo el contagio. Además, en el funeral hubo 14 mujeres limpiando el cadáver que también se contagiaron y en seguida se propagó.

¿Dónde se Esconde el Ébola?

La ciencia sigue persiguiendo ese ‘paciente 0’ del Ébola. Se dan diferentes lugares, pero uno es una cueva muy concreta del Congo ( Cueva Kitum) y en esa cueva ha estado Fernando G. Sitges, zoólogo y colaborador del programa, jugándose la vida. ” Oyes Ébola en África y te da un miedo terrible.Se ha quedado todo en silencio, todo parado”, comenzaba a relatar Fernando Sitges en el plató de Cuarto Milenio. “

Los murciélagos tienen el Ébola dentro y lo transmiten a través de los excrementos. Los científicos se han dado cuenta que a los murcielagos no les afecta pero sí que son los transmisores del Ébola. Por el día están metidos en la cueva y están goteando excrementos con y sin Ébola (porque no todos están infectados), y cuando salen por la noche de la cueva hacen lo mismo pero en la selva. El animal que come el fruto o la hoja con excremento infectado se contagia de Ébola”, explica Fernando “Yo me lo pensaría dos veces antes de volver a entrar en esa cueva”, finaliza el zoólogo. Jaime Garrido, arquitecto; Enrique de Vicente, director de la revista Año Cero; y, Miguel Jara, periodista, debaten sobre una posible visión conspiranóica del virus del Ébola.

Fuente: CuartoMilenio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s